el blindaje continúa en el Congreso

Niñas y niños en encuentro de autoridades en Sunampe - Chincha (2013)

"No estamos acostumbrados a una generación que nos cuestione"

Como ciudadanos y ciudadanas somos responsables de involucrar a nuestras niñas, niños y adolescentes en espacios de diálogo que permitan educarlos en valores democráticos, de respeto y tolerancia.

Publicado: 2014-07-17


Como ciudadanos y ciudadanas somos responsables de involucrar a nuestras niñas, niños y adolescentes en espacios de diálogo que permitan educarlos en valores democráticos, de respeto y tolerancia.

AlejandroCussianovich decía "no estamos acostumbrados a una generación que nos cuestione", así como tampoco estamos acostumbrados a ver a esta generación como iguales y darnos cuenta que también tienen la capacidad de comprender y en base a ello generar una opinión. Y esto probablemente suceda por esta razón: pese a que reconocemos que las niñas, niños y adolescentes (NNAs) gozan de derechos, aún es complicado que los ejerzan. Vivimos en una sociedad en la que solo hay que protegerlos y no los vemos como sujetos protagonistas de su propio desarrollo, asumiendo deberes y obligaciones en los espacios donde se desenvuelven: la casa, la escuela y comunidad. 

Pese a que las autoridades emiten políticas publicas a favor de la infancia y adolescencia, estas tienen en su gran mayoría una mirada adulta, que no considera la opinión de quienes van a ser los directamente beneficiados, ¿quién mejor que los NNAs para decirnos cuáles son sus necesidades, qué cosas los afectan y qué necesitan?

Pero esta dificultad no solo se ve en este nivel, sino también desde la sociedad civil organizada, ya que su rol frente a esta situación tampoco es alentador. Hace algunas semanas acompañé a un niño integrante de un Municipio Escolar que representaba a su I.E. en el presupuesto participativo, él se inscribió como agente participante. En los talleres las y los asistentes lo miraban con sorpresa, claro, no es común ver a un niño en estos espacios, tampoco lo es ver a alguien con menos de treinta años (al menos ahí), quienes estaban fácil pasaban los 40. Evidentemente las organizaciones sociales no hay una renovación de cuadros que permita la transferencia de conocimientos hacia personas más jóvenes, a quienes finalmente van a sucederlos en estas labores.

Respondámonos esto ¿qué significa para un adulto que NNAs opinen y participen en los mismos espacios que ellos? evidentemente no existe la misma capacidad de análisis, pero el hecho de ser interlocutores ayuda mucho a cambiar paradigmas, seguramente existe en ellos la indiferencia, pero, el verlos como interlocutores contribuye mucho, el involucrar a NNAs en espacios públicos posibilita formar ciudadanos responsables y con valores democráticos, el reto está en hacerlo en la escuela, familia y comunidad, debemos asumir y no deslindar responsabilidades desde donde nos toque como docentes, padres de familia, sociedad civil y autoridades.

Extra: hace algunas semanas estuvo en Chincha el sacerdote y profesor Alejandro Cussianovich, y quise hacerle una entrevista pero no pude, cuando finalmente decidí acercarme con grabadora en mano pasó un temblor. Él es parte del grupo de docentes del diplomado "Gestión de Políticas y Programas Educativos con la Niñez y Adolescencia" que desarrolla la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y la Comisión de Derechos Humanos de Ica a través del proyecto Comunidades Seguras y Amigas del Buen Trato, auspiciado por la fundación privada Intervida.


Escrito por

Antonio Bacilio

Comunicador. Trabajando con niñas y niños de Municipios Escolares, padres y madres de familia de Chincha, Ica. @anttoniobto


Publicado en

Paradise seeker

Comunicador. Trabajando con niñas y niños de Municipios Escolares, padres y madres de familia de Pueblo Nuevo y Sunampe en Chincha, Ica.